domingo, 28 de octubre de 2012

EL FILM "DIE VERMESSUNG DER WELT" (LA MEDICIÓN DEL MUNDO), HUMBOLDT Y LOS PINGÜINOS DE LAS ISLAS BALLESTAS


Arriba, portada de la novela del autor alemán Daniel Kehlmann, Die Vermessung der Welt (editorial Rowohlt www.rowohlt.de ), que aborda la vida del científico Alexander von Humboldt y del genio matemático, Carl Friedrich Gauß. La novela acaba de ser llevada al cine por el director Detlev Buck (ver abajo afiche de la película en el cine Schauburg*). Más abajo, los pingüinos de Humboldt, vistos en la Reserva Nacional Islas Ballestas, Ica, Perú (estas fotos fueron tomadas en setiembre de 2012. Foto: Literatambo).


"Dies ist das Schicksal des Menschen:
Man erreicht das Ende des eigenen
Lebens und vergleicht, nicht ohne
Traurigkeit, das Wenige, das man
hervorgebracht hat, mit all jenem,
was man hätte unternehmen wollen,
um das Reich der Wissenschaften
zu erweitern"

Alexander von Humboldt



Por Jose Carlos Contreras

Antes de llegar a Alemania admiraba a tres personajes de estos lares: a Goethe, Einstein y Humboldt. En esta tierra, mi admiración a ellos se ha prolongado a través de visitas a los lugares en los que estuvieron. Para hacerla más chiquita. Humboldt ha sido el personaje que ha estado más cerca a mí por ser peruano. Por ejemplo, un botón de tantos: el mes pasado, en la Reserva Nacional Islas Ballestas, volví a reecontrarme con la memoria del científico alemán al contemplar a los pingüinos que llevan su nombre: los pingüinos de Humboldt. Este año, parte de la vida de Alexander von Humboldt ha sido llevado a la pantalla de cine, tras el éxito del escritor alemán, Daniel Kehlmann, que escribió sobre él en su celebrado libro "Die Vermessung der Welt" (La medición del mundo).

Debo confesar que el libro no lo he leído en castellano. Y confesar, además, que los tres primeros capítulos me atraparon, pero que el cuarto me aburrió. Sin embargo, no desistí, y saboreé un libro logrado, a base de paciencia y curiosidad. El trabajo de filigrana que Daniel Kehlmann imprimió en esta novela teje una simbiosis entre dos personajes principales y dos secundarios: Alexander von Humboldt (1769-1859) y el matemático Carl Friedrich Gauß (1777-1855), y en segundo nivel, el ayudante de Humboldt, Aimé Bonpland y el hijo de Gauß, Eugen. Los dos primeros tienen como razón de vida el descubrimiento del mundo, de los sistemas que lo rodean y tratan de desentrañar los entretelones numéricos y biológicos que se ocultan en él.

Humboldt y Gauß vivieron parte de los siglos XVIII y XIX con dedicación, y, sobre todo, con pasión por las cosas que amaban, en tiempos en que la revolución industrial asomaba la cabeza, pero donde la vida aún fluía a una velocidad que ahora nos parecería insoportable. Si el lector deseara encontrar en el libro de Kehlmann rezagos de un profundo trabajo biográfico, se podría llevar una decepción. Pero de eso no se trata, más bien estamos frente a un trabajo literario de calidad. Kehlmann moldeó a sus personajes bajo el respeto de la base histórica, pero usando la técnica del realismo maravilloso, con el propósito de acercarse y recrear el mundo que quizá vivieron sus dos personajes principales en aquel entonces.

En ese sentido, Kehlmann ha hecho uso de las técnicas que fueron utilizadas por otros escritores en el momento de abordar temas históricos en novelas, como por ejemplo Friedrich Schiller (1759-1805), en el drama "La doncella de Orleans"; Goethe (1749-1832), en "Egmont" o Heinrich von Kleist (1777-1811), en "El príncipe de Homburg". Sin embargo, esos acicates de tipo verídico que algunos críticos no perdonarían al autor, pierden sentido porque sencillamente la obra de Kehlmann, trata de literatura de ficción, y, valga la acotación, literatura de la buena.

Resulta ahora que la novela "Die Vermessung der Welt" ha sido llevada al cine, y la he visto y me ha gustado. Por favor, el cine no es literatura (se amamanta de la literatura), el cine es cine, y si la historia real que vivieron Alexander von Humboldt y Carl Friedrich Gauß, es distinta a la del libro de Kehlmann, otra es la perspectiva que toma el director alemán Detlev Buck. La música es sinceramente regular, las imágenes en 3D, interesantes; el trabajo de los personajes, bueno; el ambiete de la pelícual, también; en fin, una buena película que invita a conocer los mundos de dos interesantes personajes de la historia alemana, que vieron que los sistemas del universo, al fin y al cabo, son un sistema.

* Schauburg. Cine de la ciudad de Karlsruhe. www.schauburg.de

2 comentarios:

Eduardo Salazar dijo...

Soy Eduardo, peruano tambien, vivo en Burgos hace una buena temporada y me interesa mucho el cine aleman contemporaneo... hace poco vi la serie "Unsere mutter, unsere vater" y me parecio espectacular, y buscando sobre otros estrenos llegue a esta entrada de tu blog, aunque ya el film de marras tiene una temporada rodado... vere si puedo conseguir una version subtitulada en castellano o ingles ya que el idioma de Goethe me es poco conocido, saludos, un gusto encontrar tu blog.

Eduardo

LITERATAMBO dijo...

Hola Eduardo, la peli UNSERE MÜTTER UNSERE VATER me produjo escalofríos. Cruda, pero es la forma que usaría para contar a mi nieto como fue la guerra. En Alemania los críticos recomendaban a los abuelos y nietos verla juntos. Las últimas películas que he visto son "Philomena" (buena) del británcio Stephen Frears; "Gran Budapest Hotel", producción estadounidense y alemana, dirigida por Wes Anderson (regular); Nynphomaniac (muy regular) peli danesa alemana, de Lars von Trier, y, la producción alemana "Stromberg" de Arne Feldhusen. Gracias por estar allí. Saludos desde Karlsruhe.