lunes, 12 de junio de 2017

200 AÑOS DE BICICLETA: 12 DE JUNIO DE 1817



 "Cuando el día se vuelva oscuro, 
cuando el trabajo parezca monótono, 
cuando resulte difícil conservar la 
esperanza, simplemente sube a una 
bicicleta y date un paseo por la 
carretera, sin pensar en nada más". 

Arthur Conan Doyle


"Keine frühere Innovation - nicht einmal der 

Verbrennungsmotor - war für die Entwicklung des 

Automobils so wichtig wie das Fahrrad."
 
James J. Flink


en el texto "Mannheims Urknall der Mobilität"
  
del Prof. Dr. Hans-Erhard Lessing


Página 15, del libro Danke Karl Drais (1)





por Jose Carlos Contreras

La bicicleta está hoy de cumpleaños (2). Y eso hay que celebrarlo. 200 años de bicicleta. Nadie lo sabe a ciencia cierta, pero me imagino que mil millones de bicicletas circulan por la geografía del mundo en este momento que escribo (3). Quién lo hubiera imaginado en aquel entonces, cuando Karl Drais, un 12 de junio de 1817 se montara sobre su Laufmaschine y circulara sobre dos ruedas sobre el paisaje de Baden en la actual Alemania.



Otro alemán, Albert Einstein, decía que "La vida es como montar en bicicleta. Para mantener el equilibro hay que seguir pedaleando". Drais murió pobre en la ciudad que le viera nacer, Karlsruhe. Pero hoy por hoy su nombre es sinónimo de revolución en el campo de la automovilización sobre ruedas: su proeza acometida hace dos siglos es calificada como el big bang del principio de automovilización sentado en la base de la simbiosis hombre-máquina. En ese sentido, la draisina (Laufmaschine) no solo es la precursora de la biclite moderna, sino además, el principio de la motocicleta, del coche y del avión.


Karl Drais vino al mundo el 29 de abril de 1785 en la ciudad de Karlsruhe. Yo vivo en esta ciudad, y les cuento que cuando camino por la calle Zähringstrasse, lo primero que me viene a la cabeza es el recuerdo de Karl Drais montado sobre su Laufmaschine, ya que el inventor habitó la casa número 46 de esa calle. Drais también vivió en Mannheim, asistió a la universidad en Heildelberg e inclusive hizo las Américas y se fue a trabajar a Brasil como tóda mente inquieta con ánimos de nuevos aires y nuevas luces.


(1) "Danke Karl Drais" libro en homenaje al inventor de la bicicleta, publicada en 2017 en Karlsruhe Alemania por Martin Hauge y Jose Carlos Contreras ISBN 978-3-00-056319-5 . "Danke Karl Drais" es una antología sobre la bicicleta y la draisina trabajada por autores de diversas partes del planeta.



Arriba, la escritora alemana Sigrid Kleinsorge con el libro "Danke Karl Drais". Foto: literatambo.

Autoren:Eric T. Hansen (Washington), Aoun Farhat (Beirut), Jose Carlos Contreras Azaña (Perú), Natali Jentsch (St.Petersburg), Martin Hauge, Oscar Kellenberger Zambrana (La Paz, Bolivien), Sigrid Kleinsorge (Alemania), Doreli Rivas Crake (Chicago, Illinois),Teresa Roca (La Plata,


Buenos Aires, Argentina), Juan Vela (Iquitos- Perú), Vildan 



Yenerer (Ankara), Hans-Erhard Lessing, Holger Martin, Pilar 



Barceló Maíz (Madrid), Julio César Benavides Parra (Lima)



son los autores que a través de sus textos relacionados a la



bicicleta, la Laufmaschine o la draisina elevan la memoria 



del inventor Karl Drais,nacido en la ciudad de Karlsruhe, 



Alemania.

Arriba el poeta libanés Aoun Farhat, en plena lectura de sus poemas en homenaje a Karl Drais, durante la presentación del libro Danke Karl Drais. Karlsruhe. Alemania mayo 2017. Foto: Literatambo.





DANKE KARL DRAIS




ISBN 978-3-00-056319-5




Arriba, la escritora madrileña Pilar Barceló Maíz con uno de los ejemplares del libro "Danke Karl Drais", al lado del editor de la publicación Jose Carlos Contreras, en un bar berlinés de Kreuzberg. Junio 2017. Foto Literatambo.

(2) Todas las fotos de arriba a abajo: Literatambo.

(3) Se habla que en China hay casi 450 millones de bicicletas, Por lo tanto mi aritmética me lleva a decir que tal vez existan casi mil millones de bicis en el mundo.




lunes, 22 de mayo de 2017

KARLSRUHE 200 AÑOS DE BICICLETA. DAS BUCH DANKE KARL DRAIS

   
200 AÑOS DE BICICLETA


KARLSRUHE HAUPTSTADT DES FAHRRADS

KARLSRUHE CAPITAL DE LA BICICLETA

DAS BUCH DANKE KARL DRAIS








KARLSRUHE CAPITAL DE LA BICICLETA. 

EL LIBRO DANKE KARL DRAIS





Aquí, en Karlsruhe, nació Karl Drais, el inventor de la

Laufmaschine. Aquí murió, empobrecido y vilipendiado por

apoyar movimientos revolucionarios. Eran otros tiempos.

Sea como sea, Karl Drais dio un giro de tuerca con su

vehículo a dos ruedas que se transformó en alternativa al

caballo. 

 

Aquí, hoy, en Karlsruhe, se le rinde homenaje tras dos siglos

de su invento, considerado como la pionera de la bicicleta.

En ese marco, autores de diversos puntos del planeta le 

rinden honores, admiración y reconocimiento en el libro 

DANKE KARL DRAIS editado por Martin Hauge y Jose 

Carlos Contreras.  

DANKE KARL DRAIS: ISBN 978-3-00-056319-5








200 AÑOS DE BICICLETA EN ESTE LIBRO, NUESTRO

LIBRO
 



El libro DANKE KARL DRAIS será presentado el domingo 28

de mayo en Karlsruhe, en el marco del Festival de la

bicicleta ,, FahrradFestival „Ganz schön Drais!“ que se 

realiza en conmemoración por los 200 años de la invención

de la bicicleta en los ambientes del Alter Schlachthof de 

Karlsruhe, Alemania (1).




Am 28. Mai um 16 Uhr findet die Buchpräsentation aus dem

Buch „Danke Karl Drais“ im Alter Schlachthof statt (2).
 



DANKE KARL DRAIS. DAS BUCH




Autoren:




Eric T. Hansen (Washington), Aoun Farhat (Beirut), Jose

Carlos Contreras Azaña (Perú), Natali Jentsch (St.

Petersburg), Martin Hauge, Oscar Kellenberger Zambrana

(La Paz, Bolivien), Sigrid Kleinsorge (Alemania), Doreli 

Rivas Crake (Chicago, Illinois),Teresa Roca (La Plata,

Buenos Aires, Argentina), Juan Vela (Iquitos), Vildan 

Yenerer (Ankara), Hans-Erhard Lessing, Holger Martin, Pilar 

Barceló Maíz (Madrid), Julio César Benavides Parra (Lima)

son los autores que a través de sus textos relacionados a la

bicicleta, la Laufmaschine o la draisina elevan la memoria 

del inventor Karl Drais,nacido en la ciudad de Karlsruhe, 

Alemania.





DANKE KARL DRAIS



ISBN 978-3-00-056319-5









KARL DRAIS: DEL BING BANG DE LA 

AUTOMOVILIZACIÓN A DOS RUEDAS A LA 

REVOLUCIÓN DIGITAL











Hace dos siglos, por el paisaje de la campiña de Baden, Karl

Drais, protagonizó una de las jornadas más significativas

que revolucionó la automovilización universal bajo la

simbiosis hombre – máquina, a dos ruedas. Era el 12 de

junio de 1817, desde Mannheim a Schwetzingen, Karl

Drais se desplazó orgullosamente sobre su Laufmaschine.

Ese acto, no sólo sentó la base de la simbiosis hombre -

máquina como principio de automovilización si no que, la  

draisiana (Laufmaschine), es la precursora de la bicicleta 

moderna, y se convirtió en el principio que abrío las puertas 

a otros inventos como la motocicleta, el coche y el avión.







VOM URKNALL DER MOBILITÄT BIS ZUR DIGITALEN




REVOLUTION




La noticia se propagó por toda Europa. La Laufmaschine de

Karl Drais ocupó rapidamente la curiosidad de las gentes.

No se olviden que corríamos el año de 1817, tiempos en

que las colonias españolas de ultramar proclamaban su

independencia y España perdía poderío tras las guerras 

napoleónicas. San Martín tomaba Santiago (Chile) tras la

batalla de Chacabuco. Ese año se crea la Bolsa de New

York. De esa época se apunta la erupción del volcán 

Tambora (ubicada en la actual Indonesia) que en 1815 

castigó con un año sin verano, lo que provocó una
  
catástrofe en las cosechas y un aumento del precio de la

avena, alimento de los caballos, con las terribles 

consecuencias de hambruna por todos los pueblos

europeos, lo que obligó a muchos a comerse a sus yeguas,

caballos y potrancas, hechos que indudablemente jugaron

un papel preponderante en el inquieto cerebro de inventor de

Karl Drais para crear de esa manera su Laufmaschine.







Hay que destacar que Karl Drais no sólo inventó la
Laufmaschine sino también una serie de objetos de los
cuales podemos mencionar algunos, porque la lista es más
larga: un piano-grabador para registrar en cinta de papel,
desarrolló la elevación de la perspectiva del denominado
periscopio, una máquina de escribir (rápido) con 16 teclas.
 

La familia de Drais era culta. El padre de Karl Drais escribía
poesía y él mismo, Karl Drais, declamaba poemas de 
Schiller y Goethe. Sin haberlo visto nunca,nos imaginamos al
inventor leyendo versos bajo la luz de la luna o bajo la 
sombra de un árbol entre los cerros de Baden. Karl Drais
nació el 29 de abril de 1785 en Karlsruhe. Vivió también en
Mannheim, estudió en Heidelberg e inclusive estuvo en 
Brasil.



Hace dos siglos que el alemán universal Karl Drais inventó 

la bicicleta, un acontecimiento que ganó notable significación

y preponderancia histórica que lo catapulta a nuestros días 
con una presencia y vigencia sin parangón, como ejemplo

de medio de transporte ecológico, sano, divertido y el más

confortable de todos. Danke Karl Drais.





Jose Carlos Contreras, Karlsruhe, Alemania, mayo de 2017

Fotos Literatambo. Todas las fotos de arriba abajo. Fotos

Literatambo. Algunos de los lugares fotografiados 

pertenecen a la Franconia alemana, y abajo, a la carretera 

que une el abra Málaga con la ciudadela de Machu Picchu, 

Cusco, Perú. Todas las fotos: literatambo.




Arriba, foto del  programa de "Ganz Schön Drais!" con el horario de la prsentación del libro

 "Danke Karl Drais" a las 16 horas del domingo 28 de mayo de 2017. Foto: literatambo.



http://kalender.karlsruhe.de/…/sonsti…/ganz_schon_drais.html
http://heimattage-karlsruhe.de/presse.html
http://www.hardtin.de/…/6016-laufrad-drais-draisine-karlsru…


 http://www.hardtin.de/index.php/de/rundblick/dies-das/feste-gefeiert/6016-laufrad-drais-draisine-karlsruhe-heimattage.html


(2)


lunes, 15 de mayo de 2017

EL POETA MEXICANO ALFONSO REYES EN MIS RECUERDOS

Alfonso Reyes nació en Monterrey, Nuevo León, el 17 de mayo de 1889



Fotos y gráfico: literatambo (1)

 EL PODERÍO POÉTICO DE ALFONSO REYES

No cabe duda: de niño,
a mí me seguía el sol.

Andaba detrás de mí
como perrito faldero;
despeinado y dulce,
claro y amarillo:
ese sol con sueño
que sigue a los niños.
(...)
Alfonso Reyes
de Sol de Monterrey
¡Qué belleza de poema!. No hay que cerrar los ojos para imaginarse a ese niño caminado en su universo de papel y juegos, quien, fuera a donde fuera, el sol le seguía. El sol de Monterrey. Ese sol mexicano que vi por primera vez llegando en barco a Tampico, en Tamaulipas.

Desde el mar, el sol de México se ve de película, ese sol que los aztecas estudiaron en sus calendarios y los conquistadores se quedaron estupefactos al descubrir que conocían hasta el movimiento de los satélites. Cuando pisé tierra mexicana la besé (a México, digo) en la boca de una mujer, que a pesar de ser marinero no tuvo miedo de que una semana después desapareciera para siempre de su vida.
Pero a mí y a ella nos quedaron los poemas de Alfonso Reyes, esos que quizá siga ella releyendo, y que yo repito en la radio alemana cuando pienso en el sol azteca:
La vecindad del mar queda abolida:
Basta saber que nos guardan las espaldas,
Que hay una ventana inmensa y verde
Por donde echarse a nado.
(...)
Alfonso Reyes
de Golfo de México Veracruz

Quien no haya pisado México no podrá entender la belleza del sol de ese país latinoamericano, heredera de los Mayas, Aztecas y tantos otros que han hecho de esas tierras, como lo dijera, o mejor dicho, lo preguntara un personaje del autor de Pedro Páramo, Juan Rulfo, en su cuento Luvina "Qué país es éste?".


Han bajado los indios tarahumaras,
que es señal de mal año
y de cosecha pobre en la montaña.
Desnudos y curtidos,
duros en la lustrosa piel manchada,
denegridos de viento y de sol, animan
las calles de Chihuahua,
lentos y recelosos,
con todos los resortes del miedo contraídos,
como panteras mansas.
(...)
Alfonso Reyes
de Yerbas del Tarahumara
A Alfonso Reyes me lo llevé guardadito en mi mochila de marinero hasta Lima, luego de cruzar el viejo Canal de Panamá. Leer a Alfonso Reyes en un barco me ha regalado los minutos más hermosos dentro de la rutina marinera (los minutos más misteriosos me la regaló Stefan Zweig). Yo que, más tarde, caería por Galicia, también a bordo de un barco, y descubriría, gracias a mi amigo Manuel Suárez Bello, a Rosalía Castro, con la que aprendí a llorar a esa tierra del Finisterre; pero en México, no sólo me con quistaron El Santo, el Chavo, Pedro Infante, Octavio Paz, Fuentes, sino que, además, Alfonso Reyes, quien hizo de mi peregrinaje por el mundo un habitante universal que descubrió que lo más hermoso de la vida es el amor.

Amapolita morada
del valle donde nací:
si no estás enamorada,
enamórate de mí.
(...)
Alfonso Reyes
de Glosa de mi tierra

Alfonso Reyes nació en Monterrey, Nuevo León, el 17 de mayo de 1889 y murió en la Ciudad de México el 27 de diciembre de 1959. Fue poeta, ensayista, narrador, pensador y diplomático. Alfonso Reyes Ochoa fue el noveno de doce hermanos. Al concluir la carrera de derecho, se fue a Europa, profundamente afectado por el asesinato de su padre, en la etapa de la Revolución mexicana que costó el fin del gobierno democrático encabezado por Francisco Madero.

La ingente obra de Alfonso Reyes ha sido publicada en los 27 volúmenes de sus Obras completas, cuya edición estuvo a su cargo hasta su muerte. Según los críticos, la literatura de  Alfonso Reyes Ochoa  está catalogada como clásica y formalista. Sus escritos nos remiten al modelo apolíneo de Friedrich Nietzsche. Los temas que abordaba están referidos a la cultura clásica griega. Jorge Luis Borges consideraba a Alfonso Reyes como "el mejor prosista del idioma español del siglo XX". Yo la considero, mi poeta acompañante de barco, de crucero mercante cruzando el Atlántico desde Kotka, Finlandia, rumbo al Caribe, buscando en el radar el Yucatán, hasta vestirme de grumete y de emoción, cuando leo sus poemas hasta que llegue la tormenta, léase: la muerte.

EL SOL DE MONTERREY

No cabe duda: de niño,
a mí me seguía el sol.

Andaba detrás de mí
como perrito faldero;
despeinado y dulce,
claro y amarillo:
ese sol con sueño
que sigue a los niños.

(...) Alfoso Reyes


(1) las fotos de arriba, todas las fotos del presente post: literatambo